Todos hemos vivido en el país llamado adolescencia. Cuando la vivimos nos entregamos a ella. Queríamos sentir y vivir cada momento a tope. Cuando la ves vivir a otros se te ocurren mil cosas que se podrían hacer de otra manera. ¿La adolescencia entra casa?

Un buen libro si tienes adolescentes en casa

Si tienes adolescentes cerca no te puedes perder el libro: “Tormenta Cerebral, de Daniel Siegel. Es un manual de primeros auxilios para cuando la adolescencia toca en la puerta de tu casa. Y con suerte puedes llegar a sentir que la adolescencia es una edad maravillosa como dice Daniel. En los primeros capítulos me sentía un poco excéptica como madre, pero a veces veo las bondades que el libro cuenta.

Y sí, quizás es maravilloso ver como esos niños y niñas se van convirtiendo en personas excelentes. Una conversación maravillosa una pregunta llena de sabiduría o unas risas muy de edad del pavo.

Y sí… también peleas y broncas con alguien que parece que se siente el amo del mundo y que lo sabe todo y que te puede hacer sentir como una especie de vejestorio andante del siglo pasado.

¿La adolescencia ha llamado a la puerta de tu casa?

Nosotras ya vivimos nuestra adolescencia hace tiempo y ahora puede que volvemos a ella a través de nuestros hij@s. Si, Con más experiencia, con más visión. Muchas veces me he visto reflejada en ellos: los mismos aciertos, las mismas dificultades. Pero no podemos olvidar que no va de nosotras, sino de nuestros hijos. Ellos tienen que construir su propio camino y hacer su vida.

Hablar de adolescencia es hablar de libertad, de descubrimiento personal, de aprendizaje, de una conquista de independencia.
Para esas personas que empiezan esa nueva etapa y para los que volvemos a vivirla desde la maternidad. Ellos comienzan su adolescencia, y nosotras les acompañamos en ese proceso.

La maternidad va de eso: Es un equilibrio (difícil a veces de mantener) entre dejarles que vayan creando su vida poniendo una especie de quitanieves que les puedan ir orientando en ese viaje tan intenso que comienzan.

Y sí, escrito suena bonito, pero en el día a día todo cambia… trabajos, cansancio, prisas, malos momentos. Pero recuerda, nuestros madres tambien lo vivieron, y lo sobrevivieron. Y nos dejaron su experiencia.

El libro de Tormenta cerebral para mi es un buen aliado para cuando la adolescencia entra casa.